CORMA compromete 4 millones de plantas para reforestar zonas afectadas por incendios.

22 de julio de 2019

 El acuerdo suscrito con CONAF busca ayudar a pequeños y medianos propietarios de O’Higgins, Maule, Ñuble y Biobío, para recuperar los bosques perdidos durante los incendios de 2017 y apoyar el desarrollo silvicultor de la zona.

 CORMA comprometió la entrega de 4 millones de plantas que se encargarán de reforestar los terrenos de pequeños y medianos propietarios que perdieron sus bosques en 2017. “Estamos muy comprometidos en la recuperación de la capacidad forestal del Maule, y por ello valoramos el compromiso del ministro de Agricultura y CONAF para dar un fuerte impulso a la recuperación de terrenos dañados por los incendios, a partir del trabajo colaborativo entre los sectores público y privado”, comentó el presidente de CORMA, Juan José Ugarte, respecto a la iniciativa.

Al respecto, el ministro Walker sostuvo que “queremos apoyar el desarrollo del sector forestal afectado por los últimos incendios, por eso el programa de Reforestación Bosques Quemados tiene el objetivo recuperar aquellas superficies afectadas a partir del año 2017, entre las regiones de O´Higgins, Maule, Ñuble y Biobío, con énfasis en predios pertenecientes a pequeños y medianos propietarios y comunidades indígenas. Además, vamos a firmar un convenio entre CONAF y CORMA para desarrollar un trabajo en conjunto en beneficio de los pequeños y medianos propietarios forestales afectados por los incendios”.

El acuerdo se enmarca en el programa “Bosques Quemados”, donde se espera recuperar gran parte de las superficies afectadas hacia el 2022. Por eso, solo este año, CORMA entregará 300 mil árboles para comenzar con el proceso de reforestación y dar un alivio a los pequeños y medianos productores afectados.