Seremi de la Mujer Marcia Palma González llama a Senadores a apoyar Sala Cuna universal

17 de agosto de 2018

La Seremi de la Mujer y Equidad de Género, Marcia Palma González, destacó la aprobación que tuvo el proyecto de Sala Cuna Universal en la Cámara de Diputados.

La iniciativa apunta a eliminar el artículo 203 del Código del Trabajo, que actualmente considera que “las empresas que ocupan veinte o más trabajadoras de cualquier edad o estado civil, deberán tener salas anexas e independientes del local de trabajo, en donde las mujeres puedan dar alimento a sus hijos menores de dos años y dejarlos mientras estén en el trabajo”. Con la derogación se busca terminar con la discriminación en la contratación de mujeres y elevar la participación de éstas en el mercado laboral.

Esto porque acuerdo a estadísticas de la Dirección del Trabajo, sólo un 11,7% de las empresas cuenta con 20 o más trabajadoras. En un 69,5% de ellas, hay trabajadoras con hijos menores de 2 años. Por esta razón la titular de la mujer regional, valoró la aprobación

Uno de los temas más complejos ha sido el financiamiento del nuevo beneficio universal. El proyecto propone que vaya a cargo de una nueva cotización con cargo al empleador, de 0,1% del sueldo imponible de los trabajadores.

Esta cotización, que sería respecto a todos los trabajadores, es decir, mujeres y hombres que tengan o no hijos, tendría un tope imponible, el que sería igual al estipulado en el proyecto que se envío durante la primera administración del Presidente Piñera, es decir, 100 UF ($2.720.000 aproximadamente).

Esta cotización iría a un Fondo de Sala Cuna, el cual sería administrado por una entidad con giro único, similar a como se hace hoy con la Administradora del Fondo de Cesantía (AFC) o con la Comisión Ingresa.

Pero como este fondo se irá solventando en el tiempo, desde el gobierno se evaluaba un aporte inicial del Estado. En el primer proyecto (2013) se señalaba la necesidad de US$200 millones anuales, sin embargo, hay estimaciones que señalan que los recursos necesarios serían mayores, de US$350 millones anuales para beneficiar a cerca de 100 mil niños.