Tribunal ordena prisión preventiva a ex canciller del Arzobispado de Santiago

13 de julio de 2018

El Juzgado de Garantía de Rancagua decretó prisión preventiva por los 80 días que dure la investigación para el ex canciller del Arzobispado de Santiago, el sacerdote Óscar Muñoz Toledo, tras la formalización de cargos por cinco casos de abusos sexuales y estupro.

El ex representante religioso se autodenunció canónicamente en el pasado mes de enero, dos semanas antes que el Papa Francisco llegara hasta Chile en el marco de su gira, y los hechos que se le imputaron fueron considerados ayer como «graves» por parte del fiscal a cargo del caso, Emiliano Arias.

Lo anterior, porque él era quien debía recabar los testimonios de los abusos sexuales, sumado a que la instancia estaría comprometida por una red de encubrimiento de estos hechos, convirtiéndose en una línea investigativa dentro del caso.

Ayer, el cardenal Ricardo Ezzatti emitió una breve declaración donde señalaba que «el Arzobispado de Santiago reitera la intención de colaborar con la justicia».

Al término de la audiencia, Gabriel Henríquez, abogado del sacerdote, sostuvo que fue formalizado por cinco hechos, durante esta jornada se plantearon «por lo menos 13 hechos que no estaban dentro de la formalización». Aseguró además, que dos casos ya estarían prescritos y agregó que «incluso hay víctimas que desconocemos como reales», indicó el abogado.

La defensa indicó que no se opuso a la prisión preventiva porque «los hechos que ha señalado el ministerio público requieren un análisis claramente mayor».

El ex canciller del Arzobispado fue trasladado al término de la audiencia al módulo 86 del complejo penitenciario de Rancagua, y la defensa indicó que no le preocupa mayormente su seguridad, debido a que «si se aplica la ley como a todo ciudadano, se debe aplicar en todo sentido de la palabra, aspiramos a que tenga un tratamiento normal como todo imputado (…) eso implica que se adopten las medidas pertinentes del caso y que hayan módulos segregados».